Te voy a hacer 2 confesiones.

La primera es que NO ME GUSTA LA ROPA DE LACTANCIA. Pero… Rosa, que esto es una tienda de ropa para lactancia… ¿Estás tirando piedras en tu propio tejado?

Mi lactancia ha durado 3 años y durante este tiempo no he vestido con ropa de lactancia, porque no encontraba nada que me gustara, porque todo lo que encontraba era premamá, o fast fashion, o no se ajustaba para nada a mi estilo.  Total, que me he pasado 3 años vistiendo casi siempre con la misma ropa. Esto tiene sus ventajas… he aprendido a ser muy minimalista y he experimentado mucho las necesidades y baches con que nos encontramos las mamás lactantes.

Igual piensas que esto del vestir para dar teta es una tontería, que ya te apañarás con lo que puedas porque es algo temporal, pero… ¿ Y si tu lactancia dura años? Te juro que yo nunca me planteé que así fuera, simplemente sucedió… ¿ Y si lactar supone sacar las teta unas 10, 15 o 30 veces al día ? Tampoco fui consciente de ello hasta que no lo viví. Pues aquí empieza a ser importante optimizar el sistema de “acceso a la teta”, ¿No?

Mi segunda confesión es que NO ME GUSTA LA ROPA QUE TE ETIQUETE COMO ALGO, me explico, ¿Te has dado cuenta que en mis prendas no encuentras mensajes visibles? No hay serigrafías en el pecho de frases tipo “Aquí se da teta” o “Mama” o  “Leche lista para servir”. Sí soy madre lactante, quiero hacerlo cómoda y me siento orgullosa de ello, pero no quiero que todo lo que me rodea o me vista, me recuerde a ello, quiero seguir siendo YO y punto.  Hace unos meses os pregunté si os gustaría que incluyera algún mensaje en las camisetas de verano, vosotras dijisteis, SÍ, pero muchas dijisteis SÍ, PERO PEQUEÑITO y yo me dejé sentir y dije NO, porque a mí no me gustaría vestirlo y si algo no me gusta no iba a ser capaz de venderlo convencida, de amarlo.

 

Pues ya sabes cómo de una persona a quien no le gusta la ropa de lactancia ni que la etiqueten como tal, nace una marca de ropa pro-lactancia, prendas que una MUJER, sea lactante o no, puede lucir. Prendas que te facilitan el acceso al pecho de día y de noche (Pijama para colechar), complementos que te ayudan a aprovechar tu ropa de antes de ser mamá, o esos jerseis anchos y molones que no te ponías al dar teta porque eran difíciles de sujetar ( Pulseras de lactancia ). En resumen, para que sigas siendo TÚ mientras VISTES ( Y VIVES ) TU LACTANCIA MATERNA MÁS FELIZ.

Feliz día, brilla

Rosa Díaz

Pd.: Me encantará leer tus comentarios 🙂  

Compartir en facebook
Compartir en telegram
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Compartir en pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

What Our Clients Say
189 reseñas